Guía rápida para evitar los hongos en las piscinas

971 42 80 10
Guía rápida para evitar los hongos en las piscinas

Muchos de nuestros clientes que nos piden una instalación de piscinas en Mallorca vienen con toda la ilusión del mundo al encargarnos una piscina que corone el jardín de sus casas o el polideportivo del barrio, pero pocos son los que nos preguntan a nosotros, profesionales de la materia, cómo evitar la infección típica de las piscinas: la temida onicomicosis. En este post te damos unos consejos básicos para evitarla.

La onicomicosis es la descamación y coloreado anormal de la uña de la mano o del pie por haber contraído hongos. La piscina es el medio ideal para que estos proliferen y busquen nuevos inquilinos. Por eso, desde la instalación de piscinas en Mallorca te decimos que la prevención es el mejor remedio ya que, cuando se contrae, es muy, muy difícil y laborioso erradicarla.

Lo primero que debes saber es que los hongos proliferan con la humedad y temen la sequía. Por eso, mantén siempre secos tus pies y si sudas mucho, dúchate cada vez y sécatelos a conciencia. Con este principio ya tienes un 60 % ganado en tu lucha contra estas bacterias oportunistas.

Para defenderte de las zonas donde se refugian estos entes (vestuarios y bordes de las piscinas, primordialmente), usa chanclas a poder, ser de goma (los tejidos acumulan humedad). 

Desplázate por la superficie de la piscina con chanclas, quítatelas solo cuando vayas a zambullirte y ponlas en un lugar estratégico cuando preveas que vas a "tomar tierra". No te las quites nunca, ni en las duchas exteriores ni en los vestuarios, otro caldo de cultivo de los hongos. Nunca compartas toallas o enseres de otras personas y cuando te vistas, asegúrate de que te has secado bien los pies. Tómate tu tiempo. 

Por último, en Garcías Bernabé te aconsejamos que, para mayor seguridad, espolvorees el interior de tus calcetines y zapatos con bicarbonato. Abosrbe la humedad y desinfecta.